Lady Diva, una simpática vaca, nos sirve de modelo para tratar los temas básicos de iluminación.

Ajustar el Balance de Blancos en función de la luz con la que se trabaja. En el caso de no hacerlo las imágenes tendrán una indeseable dominante.

Las distintas fuentes tienen diferentes calidades en función del tamaño de la fuente. Fuentes puntuales darán sombras duras y las amplias sombras más difusas.

Una luz puede ser suave y a la vez contrastada. Un simple reflector puede amortiguar ese contraste.

Se puede resumir un esquema de iluminación en cuatro luces básicas. Principal, relleno, efecto, y fondo.

Los filtros de colores, solos o combinados pueden ser muy útiles. En este caso se han utilizado para iluminar el fondo.

SIEMPRE debemos ajustar la exposición. La “medición correcta” puede ser evaluada con un fotómetro de luz incidente, uno reflejado en un gris o por ensayo y error. Estos serían los errores de exposición en saltos de un E.V.

El fotómetro de luz reflejada nos ajusta la cámara a un Valor de exposición para la sensibilidad que estemos trabajando. Ese valor siempre nos dejará la zona medida en un gris medio del 18%. Es muy útil ser conscientes de qué resultado den las posibles diferencias con respecto a ese gris medio. Será la base de la medición puntual que nos permitirá evaluar toda la escena. En blanco y negro será el fundamento del Sistema de Zonas. Una manera de conseguir los mejores resultados en laboratorio tradicional.

 

Puedes consultar todos los apuntes del curso anual cliqueando aquí.

Puedes ver nuestros talleres cliqueando aquí.